¡Me gusta!
alquiler-opcion-compra-barcelona
Escuela de Hipotecas

Alquiler con opción a compra Barcelona: ventajas

El alquiler con opción a compra permite pactar la adquisición a corto plazo y mientras ocupar la vivienda como inquilino

El alquiler con opción a compra fue una fórmula que se popularizó hace unos años en grandes ciudades como Barcelona que permite hacerse con una vivienda en propiedad sin una gran inversión de partida y además, ocupar la casa a cambio de una renta, meses antes de que se formalice la operación.

 

Si vives en la Ciudad Condal, el alquiler con opción a compra en Barcelona es una fórmula que podrías tantear si tienes pensado independizarte en el corto plazo y no descartas convertirte en propietario de ese inmueble si se ajusta a tus expectativas.

Debes saber que la principal ventaja de esta modalidad es que puedes cerrar con el propietario el precio de la vivienda a día de hoy y ejecutar la opción de compra en un plazo convenido, que suele oscilar entre uno y cinco años.

Esto quiere decir que si, pasado el tiempo, el mercado inmobiliario de Barcelona hubiera bajado podrías desestimar la compra. Y que te beneficiarías de una potencial revalorización, en el caso de que el precio se hubiera mantenido al alza durante ese periodo.

Debes tener presente que la opción de compra no es una obligación, sino que tú puedes desestimarla si lo consideras oportuno o seguir adelante con ella. De cara a buscar financiación, jugarás con ciertas ventajas ya que las entidades financieras valoran de forma positiva el que su futuro cliente ya viva en el inmueble para el que se pide el préstamo.

El dinero que destinarás al alquiler, además, se descontará del importe de venta que negocies por la compra del inmueble. Eso sí: generalmente, la mensualidad que se fija por el arrendamiento cuando existe opción de compra suele ser algo más elevada que el promedio del mercado.

Sin embargo, si finalmente descartas la compra, perderás el importe invertido en alquiler. El dueño de la casa no estará obligado a reembolsarte las cantidades aportadas en concepto de arrendamiento.

Es habitual, además, que cuando el plazo de la opción de compra se prolonga demasiado, el propietario exija garantías de que se va a formalizar la compra. Podría solicitarte un dinero como adelanto en concepto de lo que conocemos como señal.

Debido a las peculiaridades de esta alternativa, es importantísimo firmar un contrato entre las partes en el que se reflejen todas las cláusulas de forma transparente:

  • Acuerdo entre las partes, por el que una se obliga a vender el inmueble, mientras que la otra se reserva el derecho de compra.
  • Precio por el que se ejercerá la opción de compra.
  • Plazo en el que el inquilino podrá ejercer la opción, estableciendo un máximo, que suele ser de cinco años.

El mayor riesgo que puedes correr como inquilino con opción a compra es que el propietario deje de abonar la hipoteca, si la tuviera En caso de ejecutar el embargo, la entidad financiera tendría prioridad sobre el inquilino para adquirir el inmueble. Ante este supuesto, podrías adquirir la vivienda, pero siempre y cuando cancelaras la deuda pendiente con el banco, con los correspondientes intereses.

 

Cómo comprar una vivienda
Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.