¡Me gusta!
Tu casa y Tú

Normativa calefacción central 2017: Paga por lo que consumes

Se calcula que en España, actualmente, 1,7 millones de hogares disponen de calefacción central. Este sistema de calefacción es aquel que dispone de un sólo contador para todas las viviendas de la misma propiedad y en el que cada uno de los propietarios no paga por lo que consume, sino según su coeficiente de participación.

Según los expertos, este tipo de calefacción centralizada supone derroches de energía y, en muchas ocasiones, oscilaciones de temperatura entre las diferentes estancias de la vivienda.

Normativa calefacción central 2017: Qué es

En 2012, el Parlamento Europeo aprobó una directiva de eficiencia energética (Directiva 2012/27/UE de 25 de octubre de 2012) por la que los edificios que cuentan con una calefacción central de gas deben instalar contadores de consumo individualizados.

Esta normativa de calefacción central 2017, que entrará en vigor el 1 de enero de 2017, obligará a miles de edificios españoles a modificar sus instalaciones para poder adaptarse a los nuevos requerimientos.

¿Con qué objetivo? Hacer un consumo responsable de gas y, en consecuencia, lograr el ahorro energético.

¿Qué deberán hacer los edificios con calefacción central para cumplir la normativa?

Antes del 31 de diciembre de 2016, todos los edificios deberán adecuar sus instalaciones para que cada vivienda de la comunidad posea un contador que registre su consumo y permita regular la temperatura deseada. Así, a final de mes, cada propietario pagará según su consumo.

¿Qué tipo de obras se deben realizar para cumplir con dicha normativa?

Dependerá del tipo de calefacción central que exista en el edificio. Existen dos tipos, las dispuestas en anillo y las distribuidas en columna.

Calefacciones dispuestas en anillo

Representan el 40% de las calefacciones centrales de todo nuestro país. En este caso, se puede instalar un contador a cada vecino. También se debe instalar un sistema que permita regular la temperatura de forma individual. Habitualmente se trata de una válvula a la entrada de cada vivienda.

Calefacciones distribuidas en columna

Son las más antiguas y se calcula que en España hay más de un millón de viviendas con calefacción de este tipo. En ellas no se puede instalar un contador a cada vecino. La solución pasa por instalar un dispositivo de medición en cada radiador.

Para regular la temperatura, también se instala una válvula termostática en la entrada de cada vivienda.

Además de las obras para regular y controlar el consumo, en muchos de los edificios será necesario revisar las tuberías de agua y las bombas de presión para asegurarse de que están preparadas para funcionar de esta nueva forma.

¿Qué gasto pueden constituir estas obras?

Según la OCU, adaptarse a esta nueva normativa de 2017 puede suponer una inversión de entre 700 y 1.100 euros por vivienda aunque puede llegar a generar un ahorro de entre un 20% y un 30% sobre el gasto actual.

¿Quién debe aprobar las obras?

Como se trata de una obra para la eficiencia energética de la vivienda, tan sólo necesita ser aprobada con las tres quintas partes de la junta de propietarios.

¿Qué pasa si no adaptamos el edificio a la normativa?

Si después del 31 de diciembre de 2016, un edificio no se ha adaptado a la nueva directiva, podría suponer una sanción que alcance hasta los 10.000 euros.

Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.