¡Me gusta!
Tu casa y Tú

Cromoterapia en las paredes de tu casa.

La cromoterapia, también conocida como terapia del color, es una medicina alternativa cuyo objetivo es la curación de patologías a través del uso de colores. De acuerdo con esta terapia, los colores ejercen influencias emocionales en las personas, permitiendo generar un estado que facilite la sanación de ciertas patologías o mejore el estado emocional a través de ocho colores: rojo, naranja, amarillo, verde, turquesa, azul, violeta y magenta. En este post te damos ideas para emplear la cromoterapia en las paredes de tu casa.

Los colores influyen en nuestro estado de ánimo

Lo cierto es que, al margen de esta terapia, los colores afectan a nuestro estado de ánimo y a nuestras emociones. Por eso, es muy importante saber cuáles elegir a la hora de decorar nuestra casa, especialmente cuando se trata de pintar paredes, que ocupan el espacio más voluminoso de nuestro hogar.

Si atendemos a la filosofía Feng Shui, los colores son una forma de representar a la energía de los Cinco Elementos: Fuego, Tierra, Metal, Agua y Madera.

Los colores naturales (madera, crudo, beige…) nos recuerdan a la tierra y pueden hacernos sentir firmes. Sin embargo, utilizados en exceso pueden resultar apáticos. El amarillo, por su parte, es el color del sol, la luz y el optimismo pero, su abuso puede producir ansiedad. En china el azul está asociado a la inmortalidad, es un color que se presenta en grandes extensiones de la naturaleza, cielo y mares. Se trata de una tonalidad sedante, que conduce a la pasividad y a la calma.

El negro puede provocar un aire de sofisticación y misterio, siempre que sea utilizado con acierto. Por su parte, el elemento fuego, está representado por el rojo y el naranja y en china es considerado como el color activación y la buena suerte.

El elemento metal está representado por el blanco y los grises y el elemento madera, por su parte, está representado por los verdes, color de la vida vegetal.

Además de tener claro su significado, es básico saber combinar los colores de las paredes con los del mobiliario, el textil y los complementos de cada habitación. Todos ellos son detalles a tener en cuenta a la hora de elegir la coloración de nuestras estancias.

Cromoterapia en las paredes del salón

El salón y el comedor son dos de las zonas del hogar donde más tiempo pasaremos y donde, a menudo, recibiremos visitas. Para estas estancias recomendamos optar por colores cálidos y claros, que relacionamos con la sociabilidad y la calidez. Además, estos tonos más fáciles de combinar y permiten elegir muebles y accesorios de todo tipo y estilos.

uci-hipotecas-decoracion-paredes-2Recuerda que los colores claros también permiten reflejar mejor la luz natural. Otra opción es el verde, un color fácilmente combinable con materiales de madera y tejidos neutros.

Apuesta por los colores naturales en la cocina

La cocina es otro espacio lleno de posibilidades. Se trata de una estancia con una función muy concreta, pero que permite miles de combinaciones. Colores de la gama de los amarillos y los naranjas abren el apetito, pero si lo prefieres, puedes dotarla de un toque rústico, incluyendo elementos de madera y tonos tierra y de la gama del marrón.

El blanco hará que tu baño parezca más grande

En el baño a menudo optamos por colores neutros como el beige o el blanco, que aportan amplitud (sobre todo cuando el espacio no es muy grande) y que se pueden combinar con textiles (toallas, albornoces, la cortina de la ducha…) de todos los tonos. Otra opción son los azules y verdes en todas sus variedades, que se relacionan con el agua y la armonía, algo muy característico en esas estancias.

uci-hipotecas-decoracion-paredes-bannerZonas de descanso y concentración

Las habitaciones son para descansar, por lo que hay que optar por colores que no interrumpan nuestra calma y sueño. Una buena opción son los tonos cálidos, como los ocres y vainillas, que resultan muy acogedores y reflejan la luz de la estancia. Otra solución ideal es el azul o el violeta, colores que fomentan la calma necesaria en estas zonas.

Lo mismo debe aplicarse en zonas de estudio, como el despacho del hogar. En estas estancias el color no tiene que deshacer el equilibrio entre la concentración y la tranquilidad necesarias para trabajar. Por ello aconsejamos colores fríos, como el azul, el verde o incluso el gris, en tonalidades neutras y claras, que fomenten el equilibrio y nos permitan estimular nuestro intelecto.

Apuestas arriesgadas

Para los más atrevidos, se puede elegir una sola pared para pintarla de un color distinto, más fuerte, que gane protagonismo. Por ejemplo, ¿por qué no darle un toque de rojo o amarillo vivos al muro de detrás de la mesa del comedor, cuando el blanco y sus derivados reinan en el resto de la sala?

Una moda atractiva es la de elegir texturas para nuestras paredes. Hoy en día existen diferentes técnicas de pintura que permiten disimular grietas y otros problemas que pueda haber en los muros de casa y que superan en atractivo al clásico gotelé.

Otro clásico renovado es el papel pintado. No recomendamos usarlo en toda la casa, pero es una buena opción si escogemos solo algunas paredes o una estancia concreta, como una habitación de invitados.

¿Qué te han parecido estas propuestas para hacer cromoterapia en las paredes de tu casa?

Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.