Tu casa y Tú

Descubre como preparar los granizados más originales

Agosto toca a su fin y muchas son las personas que intentan alargar el sabor del verano manteniendo algunas de las costumbres veraniegas. De este modo, está claro que las bebidas refrescantes seguirán siendo las grandes aliadas los pocos días de calor que antecedan al otoño, aunque quizá a estas alturas ya estés cansado de la calórica horchata o el típico granizado de limón. ¡No te preocupes! En este artículo te enseñamos cómo preparar los granizados más originales y refrescantes que puedas imaginarte.

Granizado de sangría

Empezamos con una receta que hemos encontrado en el blog de Canal Cocina y que, ahora que el verano llega a su fin, tienes que apuntar en tu cuaderno de imprescindibles para que, en cualquier momento, puedas transportarte a esas noches de vacaciones con la familia y amigos. Además, es bastante sencilla de hacer: solo necesitas sandía, frutos rojos, mermelada de arándanos, gelatina, vino de oporto, azúcar y granadina. ¿El secreto del chef? Dejar macerar la mermelada, el vino y los frutos rojos unas horas antes de juntarlo con el resto de ingredientes para que tengan un sabor más intenso.

Granizado de gazpacho

Si quieres aprender a preparar los granizados más originales, sin duda tienes que saber cómo se hace el granizado de gazpacho andaluz. Sí, ¡has leído bien! Es una opción súper refrescante y divertida, que dejará con la boca abierta a tus comensales si la sirves como entrante o aperitivo. Además, es facilísimo de preparar porque únicamente hay que hacer un gazpacho tradicional y congelarlo. Para que adquiera la textura de un granizado, una vez congelado cada media hora (aproximadamente) hay que ir a la nevera y romper los cristales que se van formando en el borde del recipiente para ponerlos en el centro y volver a congelar. Sencillo, ¿verdad?

Granizado de vino tinto y canela

En uno de los blogs de cocina del diario ABC nos proponen realizar este original granizado de vino tinto y canela, para el que solo se necesitan cuatro ingredientes: una botella de vino tinto de 750 ml., 250 gr. de azúcar moreno, 2 palitos de canela y la corteza de un limón. ¿Qué hay que hacer? Simplemente hervir el vino con el resto de ingredientes hasta que se haya evaporado todo el alcohol, colar la mezcla y dejar enfriar a temperatura ambiente. Después, hay que verterlo en una bandeja no demasiado profunda, congelar e ir removiendo cada hora para que no se forme un bloque de hielo. A la hora de servirlo, puedes decorarlo con menta y frutos rojos.

Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.