¡Me gusta!
Las compañías suministradoras de la luz, el gas o el agua te exigirán la licencia de primera ocupación para darte de alta el servicio

Diferencia entre cédula de habitabilidad y licencia de primera ocupación

Después de varios meses de negociaciones y trámites, te has convertido en el propietario de esa vivienda en la que soñabas iniciar tu nuevo proyecto de vida. Ahora, te toca iniciar la mudanza para empezar a acomodarte. Pero, ¿puedes entrar a vivir sin más? conoces los documentos que necesitas? ¿Sabes cuál es la diferencia entre cédula de habitabilidad y licencia primera ocupación?

New Call-to-action

Diferencia entre cédula de habitabilidad y licencia primera ocupación

Si la vivienda es de nueva construcción, debes asegurarte que tiene la documentación correspondiente a la cédula de habitabilidad.  Se trata de un permiso administrativo que expide la Dirección General de la Vivienda de la comunidad autónoma donde residas y en el que se certifica que el edificio reúne todas las condiciones para ser habitado. Este documento debes solicitarlo en el ayuntamiento y sin él no podrías pedir otros permisos.

En el caso de las viviendas nuevas, es el promotor el que debe solicitarla y entregarla a cada uno de los propietarios de las viviendas de la finca.

Sin la cédula de habitabilidad, no podrás escriturar ni registrar la vivienda. Es uno de los documentos que te pedirá el notario para formalizar la compra.  Se utiliza como un mecanismo para proteger a terceros compradores y garantizarles que el inmueble que van a adquirir cuentan con los requisitos mínimos de habitabilidad.

La licencia de primera ocupación es otro de los documentos imprescindibles para ocupar tu casa. ¿Pero sabes en qué se diferencia de la cédula de habitabilidad? La licencia de primera ocupación es un documento que expide el ayuntamiento correspondiente y con el que da el visto bueno para ocupar la vivienda por reunir todos los requisitos,

También es imprescindible para solicitar y contratar los suministros básicos para la casa. Cuando vayas a contratar el agua, la luz o el gas, las compañías suministradoras te exigirán este documento para poder darte de alta el servicio.

Si la casa a la que te vas a mudar es de segunda mano, deberás solicitar al propietario la cédula de habitabilidad del inmueble en vigor. Este documento lo emite la Dirección General de la Vivienda de la comunidad donde esté ubicada la vivienda y verifica que reúne los requisitos mínimos para ocuparse. Hace referencia a superficie útil y del equipamiento que dispone (en referencia a la cocina, baños, instalaciones, etc.)

Este certificado es obligatorio para cualquier trámite que afecte al inmueble, es decir, alquiler, venta, el contrato de los suministros básicos (agua, luz, gas,….), etc.

Si el dueño de la casa no tuviera el certificado en regla y fueses tú el que iniciarás los trámites de solicitud, tendrás que presentar la siguiente documentación en el organismo competente:

  • Impreso de solicitud
  • Justificante de pago de las tasas correspondientes.
  • Fotocopia del NIF del propietario del inmueble.
  • Copia de la escritura de la propiedad.

Tramitada la solicitud, la comunidad enviará a un técnico competente para que evalúe el estado de la vivienda y si reúne los requisitos para emitir el permiso.

Cuando la vivienda tiene cierta antigüedad, el documento pasa a denominarse licencia de segunda ocupación, tiene una vigencia de 15 años y debe renovarse concluido ese plazo.

New Call-to-action

Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.