¡Me gusta!
hipoteca-joven
Escuela de Hipotecas

Consejos para pedir una hipoteca joven

Si tienes menos de 35 años, saca partido de la financiación ventajosa que te ofrecen los bancos

Si por fin has dado con la casa de tus sueños que se ajusta a tu presupuesto, tienes menos de 35 años y necesitas financiación, puedes sacar el máximo partido a las ‘hipotecas jóvenes’ que buena parte de las entidades financieras han diseñado para clientes con tu perfil.

Estos productos van dirigidos a un público con edades comprendidas entre 18 y 35 años y, frente a las hipotecas tradicionales, cuentan con una serie de ventajas que debes tener en cuenta.

Ventajas de una hipoteca joven

  • Financiación más elevada: Los bancos entienden que por edad y recorrido laboral los titulares de estas hipotecas disponen de un ‘colchón’ de ahorro limitado. De ahí, que exista la posibilidad de que se financie más del 80% del valor de la vivienda. Ciertas entidades, incluso, se comprometen a ofrecerte el 100% de la cantidad que necesitas. Eso sí, en este caso es posible que te soliciten presentar avales que ofrezcan garantías al banco ante situaciones de insolvencia. La cantidad  definitiva a financiar, no obstante, dependerá de las condiciones particulares de cada solicitante.
  • Plazos de amortización más amplios: Como el solicitante tiene una vida más larga por delante para cancelar la deuda, el banco es más flexible a la hora de pactar el periodo de amortización. Cuanto más amplio es el plazo acordado, más bajo será el coste mensual de tu hipoteca. Eso sí: los intereses también podrán ser mayores. Con carácter general, los bancos y entidades suelen limitar el plazo máximo de los préstamos hipotecarios a 25 o 30 años, aunque en algunos casos se pueda ofrecer un plazo superior.
  • Carencia: Algunas entidades contemplan para su hipoteca joven un periodo de carencia en el pago inicial de la cuota. Esta opción puede resultar ideal para recuperarte del desembolso inicial en la compra de la vivienda o poder acometer otros gastos asociados a la casa.
  • Menos comisiones: Es otra de las grandes ventajas de los productos hipotecarios destinados a menores de 35 años. Cada banco tiene unas condiciones específicas, pero es posible conseguir que la hipoteca se formalice sin comisiones (apertura, amortización, etc.)
  • Intereses más bajos:  Algunas entidades financieras ofrecen en su ‘hipoteca joven’ un diferencial más ajustado que para el resto de sus productos hipotecarios.
  • Sin obligación de contratar productos asociados a la hipoteca: Frente a otro tipo de clientes, algunas entidades financieras no vinculan la formalización de este tipo de productos a la contratación de un plan de pensiones o un seguro de vida.

Como puedes comprobar, la contratación de una hipoteca joven tiene muchas ventajas. Pero no debes olvidar que hay una serie de factores que te facilitarán mucho la negociación con el banco:

  • Tu situación laboral: El banco valorará positivamente si eres empleado por cuenta ajena y llevas cierto tiempo trabajando en el mismo centro. Y, por supuesto, los ingresos mensuales que entren en el hogar son importantes para sopesar la operación.
  • Los ahorros que puedas aportar en la adquisición de la vivienda. Si tienes la posibilidad de autofinanciar alrededor de un 30% del total del coste de la casa, tendrás muchos puntos a tu favor en el momento de negociar con tu entidad.

 

Cómo comprar una vivienda
Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.