¡Me gusta!
Imagen. Purgar radiadores: Mejorar su eficiencia. Entucasa
Tu casa y Tú

¿Cómo debes purgar radiadores para mejorar su eficiencia?

Las temperaturas de los meses de otoño e invierno obligan a encender la calefacción cada día para caldear la casa en muchos lugares del país. Los radiadores, después de un período más o menos largo de inactividad, necesitan su particular puesta a punto para funcionar correctamente. Pero, no te preocupes, porque no necesitarás recurrir a un fontanero, solo debes aprender a purgar radiadores correctamente para lograr optimizar el consumo y ahorrar en tu factura de gas.

¿De qué sirve purgar radiadores?

El objetivo de purgar los radiadores es eliminar el posible aire que puedan contener en su interior, puesto que si permanece ahí durante la temporada de calefacción, el radiador no calentará de forma homogénea. Este problema se soluciona de una manera muy sencilla: expulsando el aire al exterior a través del purgador, un mecanismo que se coloca en uno de los extremos superiores del radiador. Los más habituales son de carácter manual y tienen una hendidura donde debes introducir un destornillador plano (o una moneda pequeña) y hacerlo girar. Debajo debes colocar un vaso o un recipiente pequeño para recoger el agua que cae una vez que ha salido al exterior todo el aire almacenado dentro del radiador. La clave está en realizar esta operación despacio para evitar que las fugas de agua sean excesivas.

Aunque son menos frecuentes, también existen purgadores automáticos, sobre todo en los radiadores de aluminio. En principio, garantizan el buen funcionamiento del radiador en todo momento, puesto que la expulsión del aire se lleva a cabo de manera automática, aunque conviene echar un vistazo de vez en cuando por si el mecanismo presenta algún fallo.

Cómo saber si un radiador necesita ser purgado

Las dos señales más indicativas de que un radiador necesita ser purgado son las siguientes: que la parte superior esté fría y la de abajo caliente; y que, al encender la calefacción, se escuche un ruido tipo gorgoteo en su interior.

Por último, debes saber que el orden del purgado también es clave para garantizar un uso óptimo de la calefacción. En viviendas de una sola planta conviene comenzar por los radiadores más cercanos a la caldera, ya que sirven de paso conductor para el resto de la casa. Y en las de más de una planta lo ideal es empezar por la más alta e ir bajando, ya que el aire tiende a concentrarse más a mayor altura.

¿Quieres aprender a purgar un radiador? En el siguiente vídeo de Leroy Merlin descubrirás cómo hacerlo.

Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.