¡Me gusta!
reunificación de deudas sin hipoteca
Escuela de Hipotecas

¿Cómo puedes hacer una reunificación de deudas sin hipoteca?

El préstamo del coche, el pago aplazado de las tarjetas de crédito, el crédito para financiar las vacaciones, te encuentras asfixiado por tus compromisos mensuales y no sabes cómo solucionar tu situación. ¿Has oído hablar de la reunificación de deudas sin hipoteca? Quizá esta pueda ser tu solución.

 

 

¿Qué es la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas consiste en reunir en un solo préstamo todas las deudas pendientes y abonar una sola mensualidad que concentra todos los pagos en uno único. Con este instrumento financiero, puedes ahorrar algo de dinero cada mes porque, como norma general, será más barato pagar una cuota única que abonar varias mensualidades correspondientes a diferentes préstamos o créditos.

También es posible conseguir un tipo de interés más asequible, sobre todo, para aquellos que corresponden a los de las tarjetas de crédito. Eso sí, generalmente este instrumento utiliza la ampliación de los plazos de devolución para facilitar al cliente el afrontar sus deudas con más comodidad.

Para agrupar todas las deudas, las entidades podrían exigirnos una garantía, como por ejemplo tener una vivienda. Sin embargo, en la actualidad, también es posible reunir en un solo préstamo todos los compromisos de pago sin tener una casa en propiedad, es decir realizar una reunificación de deudas sin hipoteca.

¿Qué garantías te pedirán entonces para la reunificación de tus deudas?

Lógicamente, la entidad con las que negocies necesita garantías,  por lo que podrá pedirte como respaldo de la operación cualquiera de los siguientes elementos:

Garantías personales

Tendrás que acreditar que cuentas con patrimonio que garantice que puedes reembolsar el dinero prestado y equivalente al importe de la reagrupación.

Saldo disponible 

La reunificación de deudas también se puede autorizar siempre y cuando dispongas de saldo en cuentas corrientes, depósitos, planes de pensiones o productos de inversión que puedan cubrir la deuda pendiente.

Avales

En un caso extremo, la entidad podría exigirte la presentación de un avalista con patrimonio suficiente que pudiera responder por los pagos en el supuesto de que te declarases insolvente.

Si todos tus compromisos de pago están en el mismo banco, será más sencillo negociar la reunificación de deudas. Sin embargo, si los tus préstamos pertenecen a diferentes entidades, la negociación y la operación de reagrupación no resultará tan sencilla. En cualquier caso, sería la entidad financiera que gestiona el crédito de mayor importe la que tendría que dar el visto bueno a la reunificación de tus deudas.

Como en otras operaciones financieras, el banco te exigirá que domicilies tu nómina, si es que no la tienes ya, para dar luz verde a la reunificación.

 
Cómo comprar una vivienda

Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.