¡Me gusta!
subrogación hipoteca otra persona
Escuela de Hipotecas

Subrogación hipoteca otra persona, ¿Me interesa hacerla?

Estás interesado en adquirir una casa de segunda mano. La casa aún tiene cargas hipotecarias y su propietario te ha sugerido que te podrías subrogarte al préstamo que queda pendiente. En caso de interesarte, ¿cómo podrías valorar su propuesta? ¿Te puede convenir una subrogación de hipoteca a otra persona?

Subrogación hipoteca otra persona: ¿Cuáles son sus ventajas?

En principio, hacer una subrogación hipoteca otra persona dependerá de las condiciones de la hipoteca del vendedor. Si las condiciones de tipo, plazo, etc. son buenas y te interesan, entonces sí merecerá la pena que estudies la subrogación. Si además, el importe del capital pendiente de pago se aproxima a tus necesidades de financiación, también te puede resultar interesante.

Por otro lado, tienes que valorar que la subrogación es más económica ya que te ahorrarás comisiones y gastos frente a la apertura de una nueva hipoteca. Por ejemplo, con una subrogación te olvidas de los aranceles notariales y registrales de un préstamo nuevo.

Pero, como siempre recomendamos, es cuestión de que te armes de papel y lápiz y hagas números para comprobar la opción que más le conviene a tu bolsillo.

Antes de estudiar la subrogación, debes tener presente que es la entidad financiera la que tiene la facultad de aceptar o no el cambio de deudor del préstamo hipotecario. No basta con un acuerdo entre la parte vendedora y compradora. Sin el visto bueno del banco, el cambio de titular de la hipoteca no podrá llevarse a cabo.

La entidad financiera tampoco intervendrá en las negociaciones preliminares para la subrogación. Es el vendedor el que debe informar sobre las condiciones, capital pendiente de amortización, plazo, etc. y tú quien debe decidir si acepta o no la subrogación.

Si, finalmente, la subrogación te interesa y la entidad la acepta, sí que estará obligada por ley a informarte, como nuevo titular, de los requisitos del préstamo al que te vas a suscribir. Del mismo modo, tendrá que ponerte al corriente de las comisiones y gastos que conlleva la operación.

No estará de más que pidas a la entidad un certificado con el importe de la deuda en la fecha que se vaya a escriturar la compraventa y la subrogación a la hipoteca para evitar sorpresas posteriores en las cuotas pendientes de pago.

Este es el momento de solicitar una ampliación del capital si es que te lo necesitaras. Como en cualquier préstamo hipotecario convencional, el banco estudiara tu capacidad de endeudamiento y tu solvencia para autorizar o no el aumento del capital prestado.

Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.