¡Me gusta!
Tu casa y Tú

Todo lo que debes saber sobre las derramas

Hoy en Hipotecas.com te contamos lo que debes saber sobre las derramas.

La derrama es esa temida palabra que todos los que viven en una comunidad de propietarios esperan no escuchar nunca. Supone un desembolso extraordinario de dinero para hacer frente a una obra extraordinaria para la rehabilitación o mejora de alguno de los espacios comunes de la urbanización o bloque de la vivienda.

Pintar la fachada, reparar o cambiar el ascensor, cambiar una barandilla, renovar la instalación eléctrica, cambiar los buzones, etc. Las derramas forman parte de las grandes inversiones que las comunidades de vecinos deben hacer frente en algún momento de su existencia.

¿Quién está obligado a pagar una derrama?

Las derramas deben ser aprobadas en juntas de propietarios por mayoría. Como norma general, una vez que la mayoría de propietarios haya dado luz verde a las obras y a su correspondiente inversión, todos ellos estarán obligados a hacer frente a su parte. Aun así, es posible que haya excepciones en función del tipo de derrama que nos afecte.

¿Qué tipos de derramas existen?

La Ley de Propiedad Horizontal (LPH) establece los diferentes tipos de obras que se deben o pueden hacer en una comunidad de vecinos. Dependiendo de cuál sea, si son aprobadas por la junta, serán de pago obligatorio.

Obras necesarias para el mantenimiento y seguridad del inmueble y de sus servicios:

Según la última reforma de la LHP (art. 10.1) no hará falta junta de propietarios para las obras que deben garantizar “el adecuado mantenimiento y cumplimiento del deber de conservación del inmueble y sus servicios comunes, incluyendo los requisitos básicos de seguridad, habitabilidad y accesibilidad universal, así como las condiciones de ornato y cualesquiera otras derivadas de la imposición de la Administración del deber legal de conservación”. Aun así, la ley no determina quién es la persona competente para decidir la necesidad de esas obras, así que, en la práctica, acaba siendo la junta quien decide que esa inversión es fundamental. En ese caso, el pago de la derrama será obligatorio para todos y cada uno de los propietarios.

Obras para suprimir barreras arquitectónicas:

Si en la comunidad viven personas con movilidad reducida (discapacitados y mayores de 70 años), aquellas inversiones necesarias para garantizar su correcta movilidad (por ejemplo, instalar un ascensor o una rampa de acceso al piso), no necesitan acuerdo y deben ser pagadas por todos los vecinos. De hecho, según la última modificación de la LHP, los colectivos con movilidad reducida pueden exigir las reformas necesarias, siempre que el importe no suponga más de 12 mensualidades ordinarias. Si se superan las 12 mensualidades, el acuerdo debe ser tomado por los 3/5 de propietarios.

Obras que no son necesarias:

Seben ser aprobadas por junta. Si el coste no excede tres mensualidades, deberá ser abonado por todos los propietarios.

Obras vinculadas a antenas comunitarias o sistemas energéticos colectivos:

Los gastos serán abonados por aquellos propietarios que voten a favor.

¿Cómo se calcula el importe de la derrama que debe pagar cada propietario?

 De la misma manera que se calcula la mensualidad de la comunidad: a partir del coeficiente.

¿Qué pasa si no pago una derrama de la que estoy obligado?

 Es muy probable que la comunidad de vecinos inicie un proceso judicial para reclamar ese dinero. Un hecho que al final se acabará traduciendo en un coste mayor para el propietario.

Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.