¡Me gusta!
Tu casa y Tú

Gas, vitrocerámica e inducción. Ventajas e inconvenientes

En los últimos años, la mayoría de hogares españoles han pasado de tener cocinas de gas a instalar placas vitrocerámicas o de inducción, aunque hay quienes se resisten a abandonar los tradicionales fogones porque ven en este sistema muchas más ventajas que inconvenientes. En Hipotecas.com te contamos las ventajas e inconvenientes de gas, vitrocerámica e inducción para que elijas cuál de estos tres sistemas de cocción se adapta mejor a tus costumbres culinarias y a tu estilo de vida.

Ventajas e inconvenientes de las cocinas de gas

Las cocinas de gas son lo más aproximado al fuego tradicional y la energía preferida por los profesionales. Esta preferencia se debe a que el sistema calienta los alimentos de forma uniforme y admite todo tipo de recipientes y cazuelas. Además, su precio es el más bajo de los tres.

Sin embargo, uno de los inconvenientes es su limpieza, ya que al tener varias placas y fogones puede acumular restos de comida y suciedad. Además, requiere realizar un mantenimiento periódico para evitar los posibles escapes de gas.

Una alternativa más limpia sin tener renunciar a esta energía son las cocinas de cristal-gas, similares a las cocinas de gas tradicionales pero con la superficie de cristal templado, que facilita su limpieza.

Ventajas e inconvenientes de las placas vitrocerámicas

Al igual que las cocinas de gas, las placas vitrocerámicas funcionan con toda clase de recipientes, sean de barro, cobre o hierro fundido. En este caso, una resistencia actúa como la fuente de calor y está separada del recipiente por un cristal.

A diferencia del gas, permiten aprovechar el calor residual una vez apagadas, pero consumen más energía y son más lentas en calentar. Sin embargo, no son tan fáciles de limpiar como las de inducción, ya que al calentarse la placa los restos de comida que puedan caer se carbonizan y pegan sobre ella.

Ventajas e inconvenientes de las placas de inducción

A simple vista, las placas de inducción tienen la misma apariencia que las vitrocerámicas, pero generan el calor directamente sobre la base del recipiente y eliminan el tiempo de precalentamiento, por lo que son más rápidas y consumen menos que las vitrocerámicas.

Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía), cambiar una placa vitrocerámica por la inducción supone una reducción del consumo de energía de cerca del 20%. Por el contrario, son más caras y requieren la utilización de recipientes aptos para el sistema, elaborados con material ferromagnético.

Las últimas novedades se están produciendo en el terreno de la inducción, con placas que nos proporcionan mucha más información y que pueden programarse para apagarse solas. En muchas, los controles de la placa permiten seleccionar automáticamente la temperatura perfecta, indican cuál es la adecuada para cada alimento o avisan cuando el aceite está a la temperatura exacta.

Placas dominó, la alternativa para quienes quieren más de un sistema

Otra de las tendencias actuales consiste en personalizar la cocina con las denominadas placas dominó o modulares, que combinan diversos tipos de superficie. Por ejemplo, podemos combinar una placa de inducción con un par de fogones de gas, o con una placa teppan yaki (típica de la cocina japonesa).

Elegir un electrodoméstico para nuestro hogar, es una cuestión en la que intervienen muchos factores, como el consumo, el precio, su vida útil o el uso que vamos a darle. Aunque otro de los factores para decantarnos por un sistema puede ser el respeto por el medioambiente. Si comparamos el comportamiento medioambiental de los tres sistemas, vemos que las cocinas de gas son las más respetuosas con el medioambiente, al emitir unos 200 gramos de CO2 por cada kWh. Por su parte, las placas de inducción  y las vitrocerámicas emiten 360 y 450 gramos de CO2 por cada kWh, respectivamente.

Cocinas

 

Cómo comprar una vivienda
Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.